La mujer de tus sueños

Lo saqué a empujones de su casa, diciéndole a su esposa que no tardaríamos. Más tarde en las afueras de la ciudad en un lugar íntimo pedí una botella de tequila. Llegó Zulema, una mulata de ojos verdes y le pregunté ¿es cómo la que soñaste?

Media hora después sonó el móvil; contesté con monosílabos. Te dejo, no me tardo, es un asunto de última hora; atiéndemelo bien, le dije a Zulema, guiñándole; se acercó a su oreja y le mordisqueó el lóbulo con los labios.

Eres terrible, me decía Celia, cuando le ayudaba a ponerle el sostenedor. ¿Dónde dejaste a mi marido? Por qué si llega con olor a perfume barato, le ordenaré que duerma en el cuarto de servicio.

Anuncios

One Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s