Avatares

El político Leonidas en la convención anual del partido fue distinguido por el presidente de la República. Después del festejo, cuando iba por su vehículo tuvo que detenerse a que terminara de pasar el desfile de paquidermos. Furioso por la demora jaló con violencia el rabo de una elefanta. Ella con la trompa lo levantó y después lo azotó en el pavimento, luego descargó su intestino sobre el maltrecho cuerpo. La apresaron y fue enjuiciada hallándola culpable. Seis años después su figura fue sinónimo de buena suerte y su efigie llenaba desde lapiceros hasta anuncios luminosos. El buen gobierno perdió las elecciones y el opositor la adaptó como imagen del cambio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s