Mientras tomo el café

Tocas mi pelo, interrogas. Caminas a mí alrededor y, tus brazos caen como aviones por los círculos de mis hombros.
El café recién hecho,  sabe,  como tú,  la historia de mi vida. La taza tintinea sobre el escritorio
y  el olor se derrama cabizbajo por los papeles: yo te incluyo como una barca que rompe el himen de mi agua. Y escribo. Para ti, lo sé. Sólo soy un caso perdido en el desorden.
Mueves la cabeza, me das un beso y te vas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s