La búsqueda

Nadie lo sabía. Sólo tú y yo. Te vi ausente y doblado en la silla. Recordé que una vez te dije: “Nada mas delicado en mi boca que cuando pronuncio tu nombre”. Ayer enterré mi pasado y vine corriendo hacía ti. ¡Sé que eres tú!, todavía hay una luz que juega con los gnomos de la montaña y el iris conserva la forma de corazón. ¡Eres tú! No tengo duda. Me doy vuelta para irme y comprendo que lo que nunca llega, duele menos que lo que llega tarde.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s