LAS MARGARITAS

Compré margaritas enanas. Las puse en un florero transparente y las orienté hacia donde  vives. Sonreí al mirarlas y creí leer que sus corolas decían: “somos de Coco”.
Las margaritas parecen juguetes. Son diminutas. Tienen un centro dorado y unos pétalos blancos. El señor que me las vendió, dijo que  son: “grandes, casi gigantes”. -Me apreté la boca con la mano para no carcajearme- y seguí atento ” las cultivan bajo el influjo de la luna y el sol les llega con ayuda de espejos a un valle  cercado por las montañas’’.
—Los pétalos en un principio son transparentes, después se llenan de palidez y terminan en blanco sideral. El centro  parecería  en llamas por el reflejo que  dan los espejos, pero  luego sobreviene un amarillo suave que  tapiza  la periferia. Lo grandioso es,  cuando uno se asoma al centro de ellas. – cosa que hizo.
Se quitó los lentes toscos  de migajón, movió las cejas hirsutas y afinando su mirada, musitó:
—Las flores ya no son de usted, le pertenecen  a una bella mujer que a diario camina para contemplar  la alborada, y que al llegar a su casa,  una perra   ladra cariñosamente; entonces se hace la enojada y le dice: “Ojalá y me contaras cuentos” y la perra se pone a aullar y ella alza la voz diciéndole “ Te dije que me contaras cuentos, no que me cantaras”.
Me dejó intrigado – Ella en sus cartas refería su hábito de caminar por las mañanas y al regresar su perra salía a su encuentro-.  Empecé a observar mejor el centro de las flores.
—A ellas no les gusta que las miren como si las desnudaran; hágalo suave, como si las moviera una brisa fresca. No es fácil, si aprende, entonces podrá soñar con ella y ella con usted, siempre que el afecto sea auténtico. La otra condición es que deben ser dos ramos.
—Entonces véndame otro.
—Imposible, éstos ya no están en venta, son encargos que llevo.
—Tráigame otro —le dije a gritos.
Asintió con la cabeza, me hizo una reverencia y se fue.
Hoy lo espero, y a cada rato asomo a la calle, pendiente de su llegada. Las margaritas parecen decirme: somos de Coco, somos de Coco.

 

Anuncios

10 pensamientos en “LAS MARGARITAS”

  1. Que tierno este vendedor que descubre los secretois de las margaritas a este enamorado. Un bonito relato de proyectos y de deseos. Saludos

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s