CORNUDO

¡Había tanto bochorno en su dormitorio!  Esperaba a su esposo que fue a una ciudad cercana a comprar material eléctrico. Aburrida y soñolienta  decidió darse un baño e irse a dormir a la recámara de su sobrina Adela. Adela tenía viviendo seis meses con el matrimonio  y tuvo que salir de improviso a casa de una amiga para  hacer una tarea, en la que se jugaba su calificación semestral. Pasada la media noche abrió la ventana de par en par para que el viento fresco de la noche menguara su calor,  miró hacia la calle oscura y  entrecerró las cortinas. Llevaba  una bata de algodón y,  talco perfumado entre sus pliegues. Debajo de la sábana sólo quedó un cuerpo desnudo y profundizado por un sueño que se ofrecía como un abrazo. Cuando llegó él amante de Adela y  tendió a su lado no malició, – eso sucedía a menudo en su matrimonio – , lo integró a su espacio . Los besos de él rodaban y ella corría tras las bolas de fuego que al tocarlas salían relámpagos que desnudaban la penumbra. De aquella noche no recordaría más que unos chillidos que paulatinamente se fueron alejando. Él se retiró cerca de la alborada, cuando los perros les da por animar a los gallos.  Ella despertaría prendida a la almohada y sola. “tanta realidad solo puede ser un sueño” se dijo.
La puerta se abrió de par en par y la voz de su esposo cayó a su oído como el dolor de una espinilla que ha crecido en el filo de la boca.
—¿ Qué haces en la recámara de Adela?¿ Qué no tienes la tuya?
Con modorra le contestó doblándose de la cintura y estirando las piernas.
— Adela se fue de improviso. Vino una amiga y la llevó a estudiar a su casa. ¡En nuestra pieza hacía un bochorno insoportable! Ésta es la más fresca y dormí como nunca. ¡ He tenido un sueño…!
— ¿ Qué soñaste?
—  Me da cosa decirtelo. ¿ Te esperaba antes de la media noche?
— Me fue imposible. El autobús se quedó tirado en la carretera por más de cinco horas. Me retiro, voy al negocio.
Al salir de la habitación ella percibió el aroma familiar, pero el deseo de regodearse en la cama ocupó su atención y entrecerró los ojos y y dio rienda suelta a la imaginación.
El esposo abría el portón cuando llegaba su sobrina. Adela le dio un beso en la mejilla y él la tomo discretamente de la cintura. Ella aprovechó para susurrarle al oído:
— No pude esperarte. Tuve que ir a estudiar.  Que rico hueles tío. Pero ya veo que  no pierdes el tiempo ¿Con quién pasaste la noche?

                                           

Anuncios

28 pensamientos en “CORNUDO”

  1. ..creo que deberia llamarse ‘Cornuda’je.. me encantó el final, no me lo esperaba..me quedo con esto: “tanta realidad solo puede ser un sueño”..Abrazos amigo.

  2. Rubén, muy bueno un cuento corto pero con mucho movimiento, a veces es difícil escribir así, pero tú tienes ya dominada esta facilidad, también sensual…, con buenos ingredientes¡¡¡
    Un abrazo
    C.

    1. Siempre encuentro un punto de vista interesante. Imprimes tu observación en el ambiente físico que propicia toda la comedia de equívocos. El calor incita, empuja. La oscuridad abraza, confunde. Gracias Amiga Ana por haber llegado a tu casa… un abrazo y un beso Rub

  3. Gracias por extrañar mi ausencia.
    Después de un tiempo, me encuentro con el relato de una familia especial.!! Bueno ágil, sensual, con dinamismo. Muy bien los tiempos, todo en una noche…Cuantas noches similares a estas habran pasado o pasarán ?
    Hasta pronto. Rub-

    1. Eres una excelente cuentista. Por eso te extraño. Gracias por haber llegado. Sí esto se ha repetido, se repite y se repetirá hasta el final. Sera esto lo frecuente o es la excepción. La lucha de los principios y valores contra el instinto pecador?… siempre es un gusto querida amiga Rub

  4. Buen relato Rubén.Si ambos saben entender, el instinto pecador como tu dices, traera nuevo fuego al letargo que dan los años. Besos

    1. Querida ADI sabes que eso es una buena idea, pues el organo más erotico que tenemos es el cerebro. Gracias por llegar a verme y comentar …Bien sabes que este blog es tu casita Rub

  5. Me ha encantado! Que agilidad la tuya ! El marido haciendo el amor de forma muy pasional a su mujer creyendo que era su sobrina, y ella,su mujer, gozando tanto con el extraño tan conocido que se creyó que era un sueño! Total que en la cama estaban, no dos, sino cuatro! Genial! No se si pedirte prestada la idea, señalando la fuente y editando tu texto, y escribir un texto a mi manera. Me dejarías? Entiendo el no por respuesta…pero seria tan divertido!
    Un abrazo,

      1. Me haces reir con lo que me dices que andas ibérica. Me has puesto con el contento en la cabeza al encontrar tu comentarios… te dejo muchos besos y abrazos Rub

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s