Metámorfosis

Soñé que corría desorientado por los arenales y los hilos de  las telarañas cruzaban mi cara.  Respiraba  haciendo hipos y  por el frío  de la  madrugada mi cuerpo era un temblor.

Anteayer que leía el periódico, miré hacia  la ventana y no pude percibir el reflejo de mi rostro,  – Lo atribuí al cansancio-. Una mañana frente al espejo,   quitándome una escama de la cara, vi que uno de los dedos  faltaba. Sonreí.  Pues  me  percaté que éste se escondía detrás de los otros.

Los sueños no variaban. Corría entre los arbustos preso de confusión sobre los médanos. En  las espinas quedaban jirones de piel. Algunas veces escuchaba el ruido sordo de mis pisadas, en otras, el murmullo del mar y el silbido de la brisa cuando  ésta roza los tallos secos de las ramas.

Siempre de la oficina a la casa, si acaso pasaba a una tienda a comprar víveres, la mayor parte de las veces latería de salmón, en la creencia que el aceite era bueno para las funciones mentales. Leía y leía y de pie miraba la calle y a la muchedumbre,  hasta que ésta,  quedaba solitaria; moviéndose  solamente los colores del semáforo.

Las noches transcurrían con lentitud. Mi corazón parecía anunciar con su tambor un espectáculo circense – Ese,  donde el lanzador de cuchillos parte a la mitad una manzana y ésta descansa en la testa de una mujer hermosa-. Revoloteaba en la cama como una libélula que aletea dentro de un frasco de vidrio. Cuando me situaba en posición fetal, el corazón parecía ubicarse dentro de mi boca y el latido repercutía en las sienes. Las horas se hacían lentas y la mente era una pizarra que cultivaba voces e imágenes y que una tras otra se proyectaban y desaparecían, para dar inicio a otra serie. Escuchaba el carro pasar, un grito lejano y el ulular de una patrulla. Veía la transparencia de la luna reflejada en los vidrios de la ventana. ¿A qué horas el sueño llegaba en mi ayuda?, no lo sé, pero cuando abría los ojos rumiaba un cansancio apelmazado.

Un domingo lluvioso desperté. El frío dormía en mis pies y busqué otra frazada, temblé,  hasta que el sueño – bendito sea- llegó… Bajo las sábanas vi la hora; eran cerca de las cuatro de la tarde. Recordé que la despensa estaba vacía y con gran pereza me vestí para ir al supermercado. Antes, pensé en tirar la basura acumulada de hace una semana, pero me dije: mañana. En la tienda después de comprar lo de costumbre, tuve dificultades para coger la billetera y sacar el importe. “le pasa algo, me dijo la cajera…  se ve transparente” Me sonreí, le di las gracias y contesté: “debe de ser el frío de Diciembre”.

Un día me sorprendí que no percibiera el olor del café. Qué mi foto en el buró fuese sólo una mancha de claroscuros y que el recuerdo de su visita a mi departamento se haya envejecido. Recordé súbitamente que ella al mencionar nuestras vivencias las refería siempre en pasado. Miré el algodón de la fina camiseta que un día me obsequió y había máculas de un rojo óxido. ¡Un algo del corazón me dijo que debía acariciarla!, pero al hacerlo noté con gran pésame que la tela ya no respondía a mis manos y entonces caminé de un lado a otro sin sentir mi peso y observé que al fondo del cuarto se abría un rayo de luz y que en la parte superior danzaban finos corpúsculos. Salté una, dos y tres veces hasta que conseguí atraparlos y tenerlos entre mis manos. Curiosamente después de mi esfuerzo, me perdí entre ellos…

Anuncios

12 Comments

  1. Parece el relato de un hombre que se va deshaciendo en su soledad… o que se va desvaneciendo…, muy sentido Rub, siempre me dejas pensado y queriendo saber más. Un abrazo y un beso.

    Me gusta

    1. Hola querida amiga Flori, graciaspor venir a verme. Es esa la impresión que te da la narrativa? pues eso intento decir, el hombre se desvanece pues no encaja en la realidad… Gracias ppor llegar y dese aquí te mando un abrazo y un beso Rub

      Me gusta

  2. Se ha enamorado de la transparencia de la luna y por amor a ella ha decidido perderse en el espacio diáfano de su amor.
    Esto es una conclusión que me he permitido hacer.Tus relatos siempre dejan al lector libre, para interpretar a su manera.
    Impresionante, podría decirte que cada día te superas.
    Un fuerte abrazo

    Me gusta

    1. Querida Mechita, hoy vi a una tocaya tuya que es mi hermana, te recordé. Gracias por esas interpretaciones que bien haces, hay un tanto de cierto en lo que bien dices, ah la luna de los enamorados, el misterio de ella, cuando nos cubre con su luz. Él recordaba su amor … en el fondo es una historia de amor… sin arrumacos… un beso que sigas escribiendo lo que bien recuerdas… un beso Rub

      Me gusta

  3. Amigo, yo recibo en mi celular tus post. Hoy deje para el final del día el comentario. Pues deseo en la tranquilidad de la noche porteña leer tus letras. Maravillosas¡ Tú le das una trama muy buena, para pensar…, en pocas letras “Mucho” cada día mejor, no soy quien para evaluar, pero me gusta…
    Un abrazo
    C.

    Me gusta

  4. Querido rub, el dolor de la pérdida, de la ausencia, el hilo delgado que separa los vivos de los muertos, los presentes de los ausentes, la realidad de la irrealidad, hace que tu texto parece una hoja que cae y cae mientras se deshace. Muy desgarrador. Me gusta mucho.
    Un abrazo,

    Me gusta

  5. Este cuento tiene la tristeza, de ese hombre transformándose, quedando danzando entre corpúsculo, diría tú la metaforfosis. Creo que al leerlo, ves que estamos siempre acompañados de la muerte. Lo que sucede es no nos damos cuenta ,o no queremos saberlo.
    Sinceramente para reflexionar tus letras.
    Un abrazo Rub.
    Hasta pronto.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s