Escribiré como los ángeles

Soy Susano Zabaleta y conozco al escritor desde hace mucho tiempo. La verdad, somos amigos pero,  también como encontrados.  Si él dice que es blanco, yo, que negro y nunca nos ponemos de acuerdo. Cuando el sudor de las manos chorrea y la lengua se hace pastosa, entonces ponemos fin a la cuestión y, decimos salud con otra cervecita. Así, todos los sábados.

Un día dijo que no tomaría, porque estaba practicando la escritura y deseaba hacerlo como los ángeles. Perdí la cuenta de las semanas en que no tuvimos ninguna charla y que no probé ninguna bebida espirituosa, pero ese día, pareciera que el infierno había cambiado de domicilio y fui a su departamento. Abrí resueltamente la puerta sabiendo que allí estaba. Lo encontré sumido en la lectura y escribiendo no sé qué cosas en su computadora, a los lados una pila de libros, que identifiqué, por lo grueso,  con diccionarios de la lengua.

No se inmuto.

—Espérame, no te vayas, termino esta frase y te atiendo, además quiero enseñarte algo.

Con esa dichosa frase, me tuvo más de media hora. “Ya termino ya termino”, repetía. y se iba a los diccionarios, a los antónimos y a punto estuve de mandarlo a la chingada, muy serio, se levantó del asiento.

—Sabes Susano que siento que no tardaré en escribir como los ángeles. Como tú sabrás, de acuerdo a la morfología del señor Tademus, los ángeles tienen piel y en la espalda, las plumas con la que graciosamente se forman las alas.

Y sin que me lo esperase, se quitó la camisa, la camiseta y se volteó.

 —¡Mira! ya me están saliendo las alas.

Yo por más que miraba, no acertaba a ver lo que él decía.

—Cuáles alas —pregunté.

—No seas ignorante ¿Qué hay antes de las alas? sólo tienes que fijarte en los plumiferos y antes de que éstas salgan, la piel enrojece y después, poco a poco hacen erupción. Primero brotan las puntas de los caños, que posteriormente se enramaran de plumas. Fíjate bien y me enseñaba más la espalda.

—¡Acércate más!  —dijo furioso.

Y me acerqué. Sólo veía puntos rojizos…

—¡Tócame!

Y toqué. Se sentían como pequeños nódulos, y sí, estaban enrojecidos.

—Es el principio de mis plumas… y dentro de poco, escribiré como los ángeles.

Anuncios

20 Comments

  1. Este amigo tiene una suerte maravillosa … ¡va a escribir como los ángeles! Yo por si las moscas me acabo de mirar la espalda y no tengo ni un solo puntito rojo ¡Qué lástima!
    Me ha gustado muchísimo este ingenioso relato ¿continuará?
    Un abrazo

    Me gusta

    1. Me has hecho reir querida amiga. Aún me carcajeo con eso de que no tienes ni un puntito rojo. Es un cuentecillo burlón que me dediqué. Gracias por haber llegado y mira que volaste de allá pa aca, volando el charco, si no tiene un minuto que lo puse…De hecho ya estaba, sólo que le hice unos ajustes… Gracias por tu ingenio y por venirme a ver Beso Rub

      Me gusta

  2. Tienes el poder de los que muchos carecen. Maestro del cuento breve.
    Estaría buenísimo poder escribir con las plumas de las alas, de la imaginación.
    Si sabes donde puedo hacer el curso, me apunto. Tú me avisas!
    Un abrazo.
    Hasta pronto.

    Me gusta

  3. Oye rub, no podrías prelevar algunas células, analizarlas, hacer una especie de vacuna al revés (quiero contagiarme!) y mandarme una? Muy divertido el relato, el pobre hombre sepultado bajo diccionarios y soñando que le salían alas!
    Un abrazo, ángel.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s