Cofradía

Marchan los borrachos dando traspiés por el camino terroso. Van de dos en dos haciendo altos súbitos. El más sobrio es quien lleva la garrafa de caña. Son cuatro litros que pondrán al centro. Ellos acomodarán sus traseros alrededor del galón y terminarán cuando no quede olor a caña. Éste es su sitio preferido: un solar baldío donde la hierba crece y un árbol de naranja agria  los provee de sombra y fruto.

 

Estarán tomando en cofradía. Brindando por lo que pudo ser y no fue. ¿Por qué más brindaran? ¿Por la mujer que abandonaron, por los hijos que no han visto, o por el rencor que tienen acumulado?

El final es una calca de otros ayeres, quedan tirados y camuflados por la hierba. Hay uno en pie, es un perro que siempre los acompaña y  convidan de lo que comen y beben y él agradecido lame cara y boca, mientras ellos sueñan y sus manos anestesiadas acarician la testa del can.

Anuncios

12 pensamientos en “Cofradía”

  1. Tremendo retrato el que haces de una juventud que liquida sus anhelos en el alcohol. Creo que somos, en parte, responsables de esta perdida de valores que, hoy en día, deja a los jóvenes anestesiados por la droga y la bebida.
    Los tiempos futuros no parecen que traigan más posibilidades a las futuras generaciones.
    Un fuerte abrazo, querido amigo

    1. Querida mechita son sabias uestra sociedad actual ha fracasado y las adicciones cada día son más frecuentes. Espermos que las futuras generaciones disfruten de la vida sin tener que drogarse… un beso y gracias por venir a verme Rub

  2. Mientras ellos caminan por el quinto espacio, el perro los cuida. Contraste entre la vida y la ausencia… muchas gracias por tener tu cariñoso comentario un beso Rub

  3. Vaya es una verdad que a veces no se quiere ver, porque no produce placer para el que lo presencia, sobre todo para la familia, vecinos o seres queridos. Pero un perfecto retrato de la realidad.
    Un beso amigo.

    PD:
    Te invito a pasar por mi blog, tienes un regalo.

    1. Amiga Ana, la vida de ellos es terrible, son esclavos del alcohol, así que viven para él, nadie los quiere.. sólo algún perro que los sigue y quizá los cuida…. bella tu presencia en mi casita un beso Rub

  4. Pensar que escribes desde México, y los comentarios llegan desde Venezuela, España, y ahora desde Uruguay. Retratas en pocas palabras un drama que creo casi universal. No sé si fuimos nosotros los que no supimos enseñar en valores, lo que sí veo es el tobogán en el que se sientan tantos jóvenes, y se tiran algunos de cabeza, y terminan en la arena que hay al terminar.
    Lo lamento tanto Rub, porque el problema que relatas, es tan tuyo como mío, es decir, nuestro, de ustedes.
    Un abrazo.
    Hasta pronto.

    1. Venía de visitar a mi madre, por aca, éste día se festeja el dia de la madre, en una esquina un anciaano de pelo y barba blanca, que se desplaza con muletas, se encontraba recargado en un poste ebrio y a su lado una botella de vino barato. El alcoholismo que es una enfermedad puede llevarte a limites. En puro cuento hay un texto de un paisano tuyo que habla de un doctor alcoholizado que es muerto por dos parias… Gracias Stella, por llegar y comentar con tanta calidez. Siempre me emociona un beso un abrazo y Felicidadesssss Rub

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s