El instante

Esta calle no es de nadie, sólo mis pasos resuenan en el vacío del silencio. Ningún recuerdo me saluda, no escucho campanas que llamen a misa ni damas piadosas que pasen presurosas sacándose de la boca el Jesús. Nada, sólo yo con lo vivido. Lo llevo en una bolsa con jareta que cuando desate el nudo no tendré el sentido para escuchar una palabra o ver como se desliza una lágrima.

Anuncios

16 Comments

  1. Tratamos siempre cuando se ha vivido de aligerar la mochila, dejando de lado las pequeñas cosas.
    Algo muy distinto es cuando se abre la bolsa, en una calle sólo nuestra, y nos damos cuenta que dentro de ella, no hay ni el sentido de escuchar una palabra, ni ver como se desliza una lágrima.
    Tan triste y tan exacto, todo lo escrito.!
    Un abrazo.
    Hasta pronto.

    Me gusta

    1. El último instante de tu vida, será así? cada quien vive su mnuerte, eso es algo tan propio, que creo no hay dos experiencias iguales…. gacias querida amiga por llegar un beso y un abrazo Rub

      Me gusta

  2. Una jareta y un nudo fácil,… recordad que el silencio os puede gritar.
    Abrazo Rub, y sip, de vez en vez me apetece un cigarrillo 🙂

    Me gusta

  3. Parece que cuando todo se acaba no queda nada… ni el sentido para ver lo que pase después… Yo resumo, dar todo aquí y ahora, lo mejor.
    Un relato corto y concluyente.
    Un abrazo y un beso.

    Me gusta

  4. A veces la soledad nos asalta pero en esas ocasiones es preciso atravesar esa calle desierta en busca de lo que amamos. Saludos afectuosos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s