Un hombre sensible

La miraba sin, que ella se percatara; fingía ver los rulos morochos de su pelo, pero me detenía en los signos de su partida. Ella sonreía y me tomaba de la barbilla y me decía lo feliz que era. Mentía, tal vez, no se daba cuenta que a su sonrisa, no le acompañaba ese relajamiento que se abre de par en par, en el entrecejo, cuando hay satisfacción. Observaba el punto de tensión, y movía mentalmente, mi cabeza. Las últimas veces, al despedirnos, notaba su urgencia por darme las buenas noches, y ésta, aunque se oculte, un hombre sensible la percibe.

Hubo momentos de gran alegría. Cosas pequeñas, como el hecho de tener su mano entre mi mano. Mi mano, siempre, la resguardaba, como las veces en que la conducía entre las grandes avenidas, donde la muchedumbre se arrebata para cruzar la esquina y, ella caminaba o se detenía a la sutil orden de mi palma. Recordé la luz de su mirada cuando ésta respondía a mi sonrisa. Después, dejó de emitir destellos. ¿Ella sabría lo que dirían sus ojos? Nunca lo sabré, aunque tal vez, lo supo. Sin embargo, no le di tiempo de decírmelo.

Muy en la mañana, la neblina dormía en el piso y sobre los cerros formaba grandes anacondas. La reconocí por su forma de caminar: en una mano traía su equipaje; y la otra, subía y bajaba con desorden, como lo hace una mariposa que tiene el ala rota. ¿Se iba de viaje? ¿Escapaba cuando ayer, todavía, me rodeaba con sus brazos? La seguí sin que me viera, sin que me oliera. Sólo me deje ver poco antes de que el tren silbara, anunciando que sólo estaría diez minutos.

Anuncios

22 Comments

  1. rub, el desamor es muy sutil, pocos hombres lo saben describir con esta sensibilidad de la que haces gala en tu texto. La imagen de la neblina es muy bella y sugestiva. Y la última frase, preciosa.
    Un abrazo, poeta.

    Me gusta

    1. Mira nada mas que bromas me hace la tecnología, Bien ya esta el recado recomendándote dos cuentos de antologia, inclusive uno de ellos se llevo al cine..- Gracias por tu comentario, la relación de pareja es complicado y hay personas que saben leer la señales… y en el cuento también se dan…. Gracias Bellla y querida Ann muchos besos Rub

      Me gusta

  2. Una mariposa con el ala rota… pero ahora tendrá que aletear porque ya no estará él para darle la mano. Solo diez minutos para aprender otra vez a volar sola. Sabes ver y mostrar los lenguajes del amor y del desamor. Un abrazo Rub.

    Me gusta

  3. Maravillosas letras, el amor, el desamor, la musa que inspira al poeta…, instantes que suceden en un tiempo, en la imaginación o en la vida misma…
    Te felicito Amigo…, en pocas lineas puedes tejer todo un suceso mágico…
    Un abrazo
    Carlos

    Me gusta

    1. Luego te haré llegar algunas observaciones que se han hecho a estos cuentos.¡Dios esto es literatura mexicana y no francesa o española!. Perdona el abuso querida amiga. Si te agrada, dale lectura.. un beso

      Me gusta

  4. Vaya, precioso, sobre todo la manera de contarlo, de decirlo, me gusto mucho Rub, es difícil darse cuenta si el otro percibe cuando mientes o no… creo que el conocerse bien es lo que hace la diferencia. Un beso y encanta de leerte.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s