El desierto y la montaña

el desiertoDespués del gran estallido, siguió el de las ametralladoras con sus accesos de muerte. Luego, hubo un silencio hiriente, frío que ocupó el espacio de las almas; vino el sollozo, y las lágrimas rodaban calientes por el pómulo saliente. Gritos de muerte cabalgaban en aquellas tierras de oración y fe; y entre el desierto y la montaña, incrédulos, se miraban Mahoma y Moisés.

Anuncios

14 Comments

  1. Después de leer el Antiguo Testamento, uno entiende todas las facetas de la crueldad humana. Nada ha cambiado, todo sigue igual: ojo por ojo, diente por diente. Desolador, sin embargo las lágrimas, por muy amargas que sean, son calientes. Así es la vida. Un hermoso texto, una bella imagen que nos remiten a nuestra condición humana. Gracias, amigo rub, por tu texto, tan cálidamente humano.

    Un abrazo

    Me gusta

    1. Hola Bella Ann. Me complace encontrar un comentario ordenado, intenso y con aromas de poesía. La certeza es también atributo. Cambiaron las quijadas de burro por los obuses. Nada deprime más que encontrar dos religiones que profesan paz en secular hostilidad… Besos querida amiga y bello día tengas Rub

      Me gusta

  2. Siempre he considerado la religión (sea cual sea) como algo que no concilia al ser humano, sino que lo discrimina y le hace inflexible hacia los demás.
    Mahoma y Moisés también propiciaron la guerra ¿por qué se miraban incrédulos?
    Tu texto es poético y has conseguido una magnífica confrontación.
    Un abrazo, querido amigo

    Me gusta

    1. Mechita que bien que te veo, me da gusto encontrarte y de que me dejases tu opinión, de esta mini que, da para platicar. Pienso parecido, por lo que estoy de acuerdo con tu apreciación . En un territorio donde nacieron las principales religiones, hay danzas de guerra que contradicen el propósito que tiene cada religión. Gracias por estar presente Rub

      Me gusta

  3. Aunque parezca mentira, somos nosotros los que provocamos las contiendas, no vale de nada culpar a otros, quiza ha sido el empeño de los seres humanos en seguir las manifestaciones externas de la religión, lo cula la deja vacia al olvidar aquella primera esencia… Que te puedo decir? tampoco creo en la religión como la respuesta, esa, solo se consigue en lo más profundo del corazón. Aparte de todo, precioso tu escrito, sobre todo la frase final, impresionante: “Gritos de muerte cabalgaban en aquellas tierras de oración y fe; y entre el desierto y la montaña, incrédulos, se miraban Mahoma y Moisés”.

    Me gusta

    1. Amiga Flori, me da mucho gusto escuchar su opinión, coincido contigo, la religión no es respuesta. El fanatismo llevado a extremos nos hace ser animales. Fanatismo que sea cual fuese, lastima y entorpece la paz y el amor. Gracias por venir y le dejo muchos besos y abrazos…Rub,

      Me gusta

    1. Paradojicamente el amor se encuentra como objetivo en todas las religiones, pero parece ser que la cultura del amor va a tardar y a tardar. Imagínate no podemos perdonar al que nos ofende… Gracias amada amiga Stella por venir a ver a tu amigo … muchos besos Rub

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s