El agua no pide permiso

El cielo arde, y del río quedan mojones de agua. No hay nubes. Sueñan los sapos bajo tierra con la lluvia, sólo sol y un maíz cabizbajo, pero en un estornudo… el día abre encharcado.

Los sapos dejan de soñar, y el maíz baila huapango con el viento.En ausencia de los santos, en el silencio de las lenguas, el agua llegó despertando los tambores dormidos del tejado. Todos salieron a mojarse y a sentirse purificados.

Anuncios

14 pensamientos en “El agua no pide permiso”

  1. Preciosa letras Rub. Me estoy purificando desde hace tres días con la llovizna zonza que se instaló en la ciudad, y no me ha permitido salir. Perdona hable del invierno por éstos lares.
    Un fuerte abrazo.
    Hasta pronto.

    Me gusta

    1. Esa llovizna sonsa por aca la llamamos chipi-chipi es una lluvia menuda, fina puntiaguda, fría, que moja y se te mete. Lamento que no ´puedas salir pues tus ojos siempre buscan nuevos escenarios… una alegría saber que te encuentro besos Rub

      Me gusta

  2. Me encanta el sonido de la lluvia en los techos, el maíz bailando huapango con el viento… el conjunto de sonidos e imagenes. Y por supuesto bailar bajo la lluvia.
    Un beso amigo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s