El camello

camellosDios obsequió  a tu cuerpo jorobado de una resistencia sobre natura. En la armonía de tu paso se descubre una paciencia infinita: El sol duro, el frío cruel,  y  las dunas que duermen la siesta del tiempo.

Todo lo recorres.

—No hay prisa, llega lejos el que camina sin pensar en la lejanía— Pareces decir.

Transitas en silencio, haciendo camino sobre la arena, y el chasquido de tus labios es un pedimento de fuerzas. Al final, tus piernas se arrodillan y tu testa besa el suelo, como hacen los elegidos.

Anuncios

17 Comments

  1. Qué puedas escribir un poema tan hermoso sobre un animal casi para nosotros inexistente ( Visto solamente en el zoológico ), me maravilló.Si lo pudieran leer los Reyes Magos.!

    La frase final es exquisita.
    Un abrazo fuerte.
    Hasta pronto.

    Me gusta

  2. Amiga Deborah gracias por venir a su blog y comentarme de la forma tan sensible, me ha dejado meditando la observación que me hace, que al leerlo, la comas, los silencios coincide con el paso. Gracias por su amistad y la amabilidad de venir un beso

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s