Sick bat

murcielagoMerodea entre los árboles del vecindario y la luz del sol lo obliga a regresar a su cueva. Él solamente vuela cuando cae el día. Algo le pasa, se distrae, siente que no es el mismo y eso le da rabia.
Afuera un niño juega desnudo en un chapoteadero. Escucha sus risotadas y su piel rosada despierta su apetito bermellón. Se lanza en picada desafiando al sol de la tarde.
Su vuelo torpe lo hace caer en la orilla del chapoteadero. El niño grita angustiado a la madre y ella enardecida lo toma del ala y lo arroja hacia la perrera.
-¿Qué hago aquí? ¿Qué me pasa? -Se pregunta con chillidos.
Los mastines se pelean, lo muerden.
-¡Qué dolor! ¡Qué nausea!
Cuando lo despedazaron, ya había muerto de rabia…

Anuncios

10 Comments

    1. Amada amiga, si algo no esta estático es la naturaleza, los ciclos de enfermedad y muerte pasan en nuestros ojos. Los vampiros portadores de la rabia, también son victimas de esa enfermedad, solo mira una tarde, y veras que algunos vuelan, cuando no deben, seguramente tiene en sus entrañas ya los latigazos de la enfermedad… besos

      Me gusta

    1. Fijate que la enfermedad no se contagia de persona a persona, tiene que haber un intermediario que generalmente es el perro o la fauna salvaje, en este caso el vampiro ha sido presa del virus… un abrazo y besos amada amiga de años Rub

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s