Bip-bip

correcaminosLa implacable maestra, le decía al alumno, —que estaba a punto de llorar— escribirás cien veces: “el ave canta aunque la rama cruja, como que sabe lo que son sus alas*”. —No puedo—,gimoteaba el Correcaminos.

* ¡A gloria! Salvador Díaz Mirón

Anuncios

10 Comments

  1. Me encanta el corre-caminos su descaro, su energía para salir de los líos…¿por que forzar su naturaleza? Es la alegría explosiva de vivir. Vivamos nuestras vidas sin hacer caso a ese tipo de maestras…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s