correcaminosLa implacable maestra, le decía al alumno, —que estaba a punto de llorar— escribirás cien veces: “el ave canta aunque la rama cruja, como que sabe lo que son sus alas*”. —No puedo—,gimoteaba el Correcaminos.

* ¡A gloria! Salvador Díaz Mirón

Anuncios