Mortalidad feliz

Maury PersevelLos senos de la adolescente reposaron en la media cara del senador. Percibiò la fragancia del nardo que abre. Y aceptò sin reclamo que ella serìa su tumba. La corbata de seda que aprieta. La seda de su vientre y la caida al abismo despuès de retozar entre el vainillal del monte.

Anuncios

15 Comments

  1. Corto pero intenso, me ha encantado aunque no es final dela pobre chica hasta donde son capaces de llegar los políticos? hasta matar sin duda alguna si algo les molesta.
    Un abrazo

    Me gusta

    1. Hola amada stella, gracias por llegar y dejarme el comentario reprobatorio para varones y dos veces màs si es polìtico. Lo de la muerte es por supuesto polìtica y seguramente social y familiar. Siempre agradecido de tu comentario. Besos y alcatraces para ti.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s