Desasosiego dos

DOS-LUNAS¡Bendito el marido que me ha tocado! Tiene horas que se fue, pero mi corazón me dice que se quedó la mitad de él. No puedo dejar nada que lo haga imaginar que hay en la habitación una respiración diferente de la mía porque es capaz de todo.

Hasta el viento que mueve las persianas me causa zozobra. Quemé mi agenda de soltera frente a sus narices y sonrió como diciéndome: ¡eso no basta!

Cuando pienso hablarle a alguno de mis amigos, repiquetea el teléfono.

¿Qué haces? Me dice con voz recelosa.

Aquí, limpiando los viejos libros que heredé de la abuela.

¡Tirálos, eso es basura!

Lo haré a su tiempo.

Mis ojos se detienen en el pez dorado que parece mirarme , mientras él se despide con instrucciones y besos por el teléfono.

La abuela, siempre lozana y viuda.

Anuncios

13 Comments

      1. Lo que me gusta mucho de tus historias, es que nunca se como será la conclusión. Entonces espero con avidez lo que publicas, siempre es un detalle nuevo.
        🙂

        Me gusta

  1. La mitad de las Cosas que uno atesora son desechables, y el resto, es muchas veces un grillete, ocupando mucho espacio.
    Gran conocedor del alma femenina, cuanto habrá callado la abuela…
    Un fuerte abrazo.

    Me gusta

  2. Debo admitir que tus relatos me gustan mucho y este es uno de ellos. Claro ejemplo de un hombre desconfiado de si mismo. Bendita sea la abuela. Saludos para ti Ruben.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s