El camión de la media noche

cabaLa lluvia menuda y fría moja la oscuridad y los pastizales. En la peligrosa curva se oye el pujido asmático del último camión de pasajeros que conduce a la ciudad. El grito de los pájaros anuncia su inminente llegada. Si deseo abordarlo, es preciso salir corriendo de la cabaña hacía la carretera.

Mi mano arqueada se abastece de la curva de su seno. Ella reposa su cabeza en mi brazo. El estremecimiento ha dado paso a la languidez. Mañana muy temprano saldré sin despertarla.

Anuncios

24 Comments

  1. No es el mismo, aunque sea la misma idea Navi. Algunos textos, vuelvo a ponerlos en la mesa del cirujano y borro, pongo, tiento palabras para ver cual es el mejor trazo. A veces me equivoco, espero que no haya estropeado el anterior. El original tenia la forma de una poesía que hice allá por los años setentas. Me habían dado la dirección de un hospital en la sierra ( Misantla) . Ya llovió Navi. Por cierto recibiste los apuntes?

    Me gusta

  2. Hermosa imagen Ruben…esos instantes que deberían ser eternos pero que es precisamente su fugacidad lo que les da la intensidad que impulsa nuestros días…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s