Encuentros

El gris rueda y queda suspendido en el aire. La tomo del brazo y me cimbro al recordar, pero ella no recuerda. Debo actuar rápido: un tirón de reloj, un movimiento de pistola… Ojalá y no sepa quién soy, ¡aunque he cambiado tanto! Ya no soy el joven tímido y serio. Ella sigue siendo la misma, mi dulce niña, tiernos ojos y sonrisa de flor. ¿Recordará las mariposas que le regalé? Tiembla. Lo hacía de niña y respira ahora, como las veces que corría tras la pelota. ¡Pero nada! Esto es un trabajo más.

Me alejo y pregunto si me habrá reconocido.

Anuncios

9 Comments

    1. Amiga Marina mi país es victima de agresiones sin fin, ya de narcos o de delincuentes, ambos producto de las condiciones sociopolíticas y de la corrupción e impunidad. Hacerse “maloso” es sencillo por lo México es caldo de cultivo y los robos florecen. Unos por hambre , otros por la ausencia de valores y oportunismo. Hay el enfrentamiento entre el ladrón y ella, pero ambos años atrás vivieron una experiencia de afecto y de amistad. Gracias por comentarme. Besos y rosas.

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s