Nostalgia

Gato en el tejado de zinc calientepor las mañanas sorbíamos café. Ella, sentada en mis piernas;
—¿No quiere más?
yo sonreía, mientras mi mano jugaba con el rulo de su pelo y extasiado con el olor de su cabellera. Todo está igual: los libros, el viejo ventilador, las flores en el esquinero.

He prometido no preguntarme: ¿sí ella recordará? ¡maldigo!

¡Qué tiradero! Un poco de orden antes de cerrar las ventanas, mientras escucharé la melodía que gustábamos y de su pelo salían mariposas oliendo a manzanilla. ¡Uff!, ¡qué cansancio!; todo reluce como si ella lo hubiese hecho! Me dormiré en la poltrona, antes pondré mis días en mis manos, se irán en la madrugada, sin que puedan asustarse por los ruidos de la ciudad.

Anuncios

2 pensamientos en “Nostalgia”

  1. El título me transporta a La Eneida de Virgilio, tan solo el título me produce nostalgia, lo suyo es saludable ya que recordar buenos momentos recrean nuestras mentes de la misma manera que hace la música.
    Un abrazo.
    Aurelia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s