El nonagenario

anciano sentado

Lo acomodaban en una mecedora con vistas a la calle; que se entretuviese mirando pasar a la gente. Dormitaba, o bien el parloteo de las viejas que regresaban del mercado, lo despertaba. Ayer pasó un ángel, vestido corto y moviendo con cadencia la cadera, sin corpiño. Al verla, un rayo lo cimbró de la cabeza hasta el pubis. Sonrió y se dijo “joder, estoy cachondo”

Anuncios

9 Comments

    1. Es complicado quitarte el peso de tantos siglos en que la mujer no tenía ni voz, ni voto, obvio con sus excepciones. Me recuerda a Juchitan, Oax. donde mas azotó el temblor, allí quien lleva la voz cantante es la mujer y los homosexuales son una bendición para la familia. Gracias por comentar. Agregaría que el nonagenario tiene en sus ojos aprecio por la mujer y la vida.

      Le gusta a 2 personas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s