Se hunden y duele

cada vez que el martillo

golpea el clavo.

Anuncios